El cierre de Radio Complutense se difunde principalmente por la red

Una vez más la red se convierte en el principal medio de comunicación y difusión de noticias como ésta. No hay más que poner en Google, el buscador más destacado, “cierre de Radio Complutense” y veréis los resultados.

Efectivamente, así es, El Decanato de ciencias de la información de la UCM ha cerrado Radio Complutense.

Además de ello, algo que no aparece en los buscadores, pero que está teniendo una gran difusión, Tuenti, la principal red social española consigue un gran alcance entre los estudiantes, su mayoría universitarios.

Como ya hemos comentado anteriormente, en otros posts, la mayoría, es más, la gran mayoría de eventos creados en Tuenti, son una auténtica “chorrada” y perdón por la expresión, pero algunos hasta cabrean. Sin embargo, hay otros que además de interesantes, resultan realmente útiles como fuente de información. En este caso, concretamente, se pueden ver decenas de comentarios apoyando a Radio Complutense, opinando sobre lo sucedido, sugiriendo ideas y enlazando a noticias publicadas sobre el tema.

En Facebook, en cambio, no ha tenido tanta popularidad. Una muestra más de que los universitarios españoles usan más Tuenti que Facebook, a pesar de que éste último ofrece una inumerable cantidad de aplicaciones de todo tipo. Pero no vamos a entrar en el debate “Tuenti o Facebook”, (queda pendiente) cada uno que use lo que más le guste y punto.

Respecto al cierre, podemos leer varias noticia en la red, la mayoría publicadas por estudiantes de periodismo de dicha facultad. Aunque actuales profesionales del periodismo también han hablado del cierre y de su opinión al respecto. De todo lo que podemos encontrar, quizá lo más completo sea la noticia de Soitu.

El carrusel deportivo también ha mostrado su apoyo, con la mención en uno de sus programas.

Sea cual sea el motivo de lo sucedido, no creo que la culpa la tengan los alumnos que realizaban prácticas en ella, quienes han sufrido las consecuencias y se han quedado sin poder realizar las únicas prácticas reales que esta facultad ofrecía. Aunque teóricamente también existen otras instalaciones en la misma para la realización de prácticas, como  platós de televisión y estudios de radio, los cuales, pocos han sido los afortunados de verlos y menos aún, han sido los de poder usarlos alguna vez.

Ahora me doy cuenta de lo ilusa que era cuando decidí venir a esta facultad. Tenía varias posibilidades, pero siempre me ha gustado lo más complicado y lo que, en su momento, consideraba mejor. Pensaba que estudiar en una universidad como la Complutense, no solo significaba tener una carrera universitaria, sino, tener una carrera universitaria mejor. No solo pensaba que significaría tener un trabajo “asegurado”, sino tener un trabajo asegurado mejor. Ahora me doy cuenta de lo ilusa que era.

Desde que soy consciente quise estudiar en esta universidad. El único contacto que tenía con ella para conocerla antes de decidirme era el Salón del Estudiante de Lorca, que además me pillaba a un lado de casa y me pasaba ahí los 3 días enteros de su celebración. Así que, no fue por falta de información, si no por falta de detalles y experiencia. Cada año que iba pasando, cada año que estaba más cerca la decisión final de elegir universidad, me interesaba más. Intentaba informarme en todos los stands de las  universidades que más “me gustaban”. Mis preferidas eran 2, lo tenía claro, iría a una u otra, pero ¿a cuál? la Universidad de Granada, o la Universidad Complutense de Madrid, por esta última finalmente me decanté.

Recuerdo que cuando iba a informarme a los stands eran muy amables conmigo, me trataban como una persona adulta, respondían a todas mis preguntas o al menos, a las que podían. Hubo una diferenciación, el encargado de la UCM, me dió un DVD, el cual revisé detalladamente en casa y me fascinó aún más. Ví la facultad de ciencias de la información, entera, aún más “entera” de lo que la he podido ver personalmente. He de admitir que la primera impresión que me dió por fuera no era muy agradable, pero soy de las que piensan que la belleza está en el interior (quizás porque soy fea, todo influye 😉 ) y por dentro me fascinó aún más. Ví la cantidad de material de prácticas que había, de departamentos con nombres importantes que no había escuchado hasta ese día, los estudiantes de las imágenes los veía muy felices,…¡vamos, lo típico de uno de esos montajes, para dar una buena imagen!. Pero en el fondo, pensaba que era un mundo real, que si estaba por qué no iba a ser utilizado.

Y es cierto, todo eso, la facultad lo tiene, la cuestión es ¿para qué lo usan? solo he estado en los platós una vez y ha sido más como “visita informativa”. Nos enseñaron lo que había pero no pudimos hacer nada. (Menudo chasco) Ahora ya me da igual estudiar en esta u en cualquier otra facultad, la verdad, no le veo nada de especial. Había oído hablar que era una de las mejores no solo de España, sino de Europa y realmente me lo creí. Puede incluso que lo sea, pero en aspectos que yo aún no he tenido el placer de conocer. Y seguramente ese título se lo darán porque cuando vienen a revisar suelen enseñar la parte buena, sin escuchar a los estudiantes que somos los que estamos ahí y sabemos de lo que realmente disponemos y de lo que no.

A todo esto, llego tras casi 2 años en esta facultad. Cuando me preguntaban hace 1 año, pensaba totalmente diferente. Para mí, el simple hecho de estudiar en esa universidad ya era maravilloso. Llegué el primer día a clase, muy contenta, quizás demasiado, me encuentro con una nota en la puerta de que el profesor que impartía esa clase no iba a venir y decenas de nuevos compañeros que no había visto nunca, se daban media vuelta para volver a casa.

Yo no podía volver a casa. Era mi primer día oficial, no solo como universitaria, sino como persona independiente. Para mí era un día muy importante y no podía dar media vuelta y volver por donde había venido sin más. Así que decidí “explorar”. Quería conocer la facultad y lo que había en ella. Subí y bajé escaleras no sé cuántas veces, me perdí otras tantas, no conseguí controlar la estructura de los pisos de la dicha facultad, era muy extraño, como si cada piso tuviera otro en medio ¿? Ahora no es tan extraño 😉

Leí todos los carteles y papeles que había pegados en las paredes (que eran unos cuantos). Me dí cuenta de que algunos habían incluso “caducado”. En algunos tablones encontré notas de hacía años, no sé si eran por históricos o porque se les había olvidado quitarlos. Junto a uno de esos tablones ví: “haz prácticas de radio desde 1º”

Se me iluminaron los ojos, ¡¡¡¡¡wwwuooolllaaa!!!! ¡imposible!, pensé. Cuando pude reaccionar me puse a investigar dónde, cómo, cuándo y por qué (soy muy preguntona lo sé, pero con las respuestas aprendo mucho 😉 )

Cuando averigué dónde era, me dirigí hacia allí, aunque he de admitir, que antes de llegar me perdí unas cuantas veces dando vueltas por la facultad hasta llegar a una especie de ¿sótano? vi una puerta con un cartel que ponía algo así como “esta no es la cafetería”. Estaba claro que un café necesitba, pero ¿era eso la radio? no perdía nada por entrar y preguntar, así que eso mismo hice y ¡2 puntos colega! esa era la radio. No me lo podía creer y para variar comencé a hacer preguntas, quizás pensarían que estaba loca o que era tonta, que debía de tener algún grado menos…o yo qué sé, pero me respondieron amablemente. No solo eso, sino que ese mismo día me apunté para hacer un programa de radio, pero era mi primera vez y no sabía qué escoger. Por suerte, en ese mismo momento se encontraba allí, Raúl, de cursos superiores y me ayudó a tomar la decisión, así que a partir de ese día era oficialmente locutora del programa “El madrugón de los lunes” en Radio Complutense.

Lo mejor de todo es que esa misma tarde Raúl hacía junto a su compañero una entrevista a un cantante, del que hasta ese día no había oído hablar de él, la verdad, pero aún así, me resultó muy interesante. Se trataba de Rash. Me invitaron a hacerle preguntas pero…no me atrevía 😉 mira…con lo preguntona que soy…

Pero la historia no acaba ahí, sino que Rash daba un concierto y en ese mismo concierto estaba el actor y músico Willian Miller ¡¡¡¡aiiiinnnsss, qué mono!!!!! 😉 a él sí le hice preguntas 😉 y hasta varias fotos jaja

Luego me llevaron a casa, bueno, a la residencia porque ese primer año estuve en una residencia, por el tema de que no conocía  nadie y demás. ¿Sabes qué fue lo 1º que hice cuando llegué a la residencia? Llamar a toda mi familia por teléfono para contarle el primer día de clase. Debieron de coniderarme una cansina porque hacía tan solo horas que me había despedido de ellos, justo en el día de mi cumpleaños, un día que tampoco olvidaré, aunque la mezcla de sensaciones que viví ese día fueron muy extrañas, pero esa es otra historia.

El caso es que eso fue lo que me sucedió en mi primer día de clase. Fue uno de los días más felices de mi vida, aunque os parezca raro, y todo ello, gracias a la oportunidad que nos brindaba Radio Complutense.

Ahora esa radio está cerrada y es una pena, porque además de que no vamos a poder continuar haciendo prácticas los que ya la conocemos, los que vienen de fuera de Madrid, como es mi caso, de cientos de kilómetros, llegan con toda la ilusión del mundo, con un concepto de univeridad que no es lo que realmente es, no van a tener la oportunidad de vivir días como aquel que yo viví y que muchas otras personas han podido vivir, entre ellos, actuales profesionales de los medios como Rosa Jiménez, quien ahora no va a poder recoger un corte que echaba de menos.

He dejado mucho atrás por venir a esta facultad, por elegir esta universidad y ¿por qué? porque me enseñaron un concepto de ella mucho mejor del que realmente  es. Aunque he aprendido mucho, bueno y malo, hay personas que dejé atrás por vivir esto y ahora que no sé dónde están, ni siquiera si podrán leer esto o saber qué es lo que pienso acerca de lo sucedido, hay momentos en los que me arrepiento de haber tomado dicha decisión. Aún así, aquí sigo, no puedo volver atrás y cambiar lo ocurrido, pero sí podemos colaborar para hacer de ésta, una universidad mejor y para que no se pierda una de las mejores oportunidades de prácticas de esta facultad, de la que, como menciona Susana Molina, una de las monitoras de Radio Complutense, son prácticas realizadas “no solo por estudiantes, sino por futuros profesionales”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s