Algunas conclusiones sobre el Multinivel

He aprendido en este tiempo como profesional del MLM (multinivel) que nada mata nuestros negocios más que nosotros.

Nada frena nuestros negocios más que nosotros y, por supuesto, nada impulsa nuestros negocios más que nosotros. Si nosotros tenemos algunas simples acciones que repetimos todos los días, mientras no dejemos de hacerlo, pase lo que pase, seguiremos creciendo. En el momento en que nos desenfocamos y comenzamos a pensar en otras cosas creamos un círculo vicioso pues las cosas dejan de salir, entonces dudamos del negocio, por lo tanto salen menos las cosas y entonces dudamos más ad infinitum (Que en idioma no “me quiero ver culto” significa “hasta el infinito”).

Pero esto aplica en cualquier área de la vida. Si tengo una pastelería y un buen día decido enfocarme en lo que sea menos en vender más pasteles la vida me va a empujar a vender menos. Esta es una realidad dolorosa, pero hemos de saberla: La sociedad moderna está diseñada de tal manera que sólo acepta a una parte de la gente hasta arriba… En todas las empresas cabe un director, en todos los países un presidente y en todas las instituciones la escala tiene menos puestos superiores y más puestos inferiores (Excepto en el MLM donde caen todos los diamantes que quieran, pero eso es otra historia). Como todos los de abajo quieren subir, sólo los más enfocados lo logran y aquellos que dejan en manos de los demás su futuro, evidentemente se estancan, pues “los demás” están pensando en el beneficio de “los demás”. En el ejemplo de la pastelería, la libre competencia hace que los más enfocados vendan cada vez más pasteles, incluso a clientes de las otras pastelerías que repentinamente venden menos y se preguntan ¿porque?. En resumidas palabras, yo siempre digo que en esta vida uno siempre debe estar haciendo “Upgrade” o la vida te empuja al “Downgrade”.

Dicho eso, ¿Cómo enfocarse en el Upgrade? Ahí van unos consejos:

Fija metas claras y alcanzables. Para ello comienza por el largo plazo, de aquí a 10 años ¿ qué quieres ser? Para lograrlo ¿qué necesitas cada año? Y para lograr eso, ¿ Qué necesitas cada mes? Si es necesario ponte incluso metas diarias. Al lado de dichas metas escribe las acciones que te llevarán a lograrlas. Todas estas metas y acciones escríbelas y ponlas en un lugar donde las puedas ver TODOS LOS DÍAS. El universo NO va a conspirar para que las logres, pero el verdadero secreto radica en que todos los días recordarás tus metas y tus acciones y estarás tan enfocado para lograrlas que nada… NADA te lo impedirá.

Otro buen consejo es que dediques todos los días un tiempo para crecer, pues a nivel personal sucede lo mismo, si no haces concientemente un Upgrade, la vida te hace un Downgrade. Así que dedica por lo menos 15 minutos a crecer en cualquier área que sientas débil, ya sea física, intelectual, emocional o espiritualmente. Identifica qué área de tu vida quieres mejorar y no dejes pasar ni un día sin trabajarlo. Puedes aprender un idioma, leer un libro, hacer un detalle a tu pareja, rezar, meditar, hacer ejercicio o lo que se te ocurra, siempre y cuando te ayude a crecer en alguna de las áreas mencionadas y NUNCA dejes pasar ni un día sin hacerlo… Es increíble lo que 15 minutos pueden hacer en tu vida si lo haces diario.

El último buen consejo para enfocarte es que DECIDAS (Está en mayúscula porque sí, es una decisión conciente), creer fervientemente en lo que haces. Yo, por ejemplo, como siempre necesito resultados para creer, decidí poner un tiempo límite a mi creencia, pero en ese tiempo tengo prohibido dudar. En el MLM, por ejemplo, decidí darme un año… Un año en el que estaba ROTUNDAMENTE PROHIBIDO dudar. Al cabo de ese tiempo iba a hacer números, sacar ese cerebrito racional que siempre me está molestando con racionalizaciones absurdas y analizar si debía seguir creyendo o no. El resultado: El mejor año de mi vida. Y es que la frase “Ver para creer” ha venido a matar tantos sueños que, bueno, ¡maldigo el día que se hizo! Está comprobadísimo que para VER resultados en tus proyectos y negocios, primero debes creer fervientemente en ellos y seguirlos cual caballo tras zanahoria, sin voltear a ningún lado más que al objetivo, la meta… la zanahoria.

Recuerda:
Metas a corto, mediano y largo plazo…
Acciones claras para lograr dichas metas…
Crecimiento constante…
Creencia ferviente, aunque sea con límite de tiempo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s