¿Qué soy?, ¿a qué me dedico?

Ante todo soy persona. Una mujer joven, independiente e independentista. No pertenezco a ningún partido político. Soy inquieta, curiosa (no cotilla). Me gusta aprender todos los días algo nuevo por eso digo siempre que estoy en continuo aprendizaje, no por la edad, aunque tenga 80 años seguro que seguiré aprendiendo cosas que desconocía.
Escribo esto porque a menudo, amig@s, gente que me conoce a través de las redes sociales, me pregunta, sobre todo cuando coincidimos en algún evento o conferencia:

– Joder Trini, no paras eh. Estás en todos lados, haces de todo pero ¿cómo te ganas la vida exactamente? No me queda muy claro…

Me gano la vida como puedo. Hoy hago una cosa y mañana, otra pero ¿qué exactamente? En resumen, con la comunicación, contando historias. Pero el mundo de la comunicación abarca muchísimas cosas, infinitas me atrevería a decir. Para mi, comunicación es todo: nuestra forma de comer, de hablar, de movernos, de caminar por la calle,… nuestro comportamiento humano en cualquier momento o estado está comunicando.

Me encanta contar historias, desde bien pequeña y escucharlas, me fascina aún más. Es algo a lo que tengo clarísimo que quiero dedicarme. De hecho, ya me dedico pero ¿contar historias…?, ¿escucharlas?, ¿cómo? El formato, la plataforma… para mi es lo de menos. Me da igual contar historias a través de una fotografía que a través de un vídeo, que de un texto, una canción, una obra de teatro, un cortometraje, un monólogo, que con un hashtag y/o 140 caracteres en Twitter, que con un baile, que organizando un evento, que dando clases, porque incluso cuando damos clases a alumn@s, estamos contando una o varias historias.

Aunque parezca extraño, creo que existe un punto de unión entre todos estos trabajos que pueden parecer tan distintos. No es lo mismo hacer un cortometraje, que una obra de teatro, que subirte al escenario tú solo y hacer un monólogo, que cantar y/o tocar una canción, que grabar un reportaje, que escribir una noticia o escribir un cuento, que hacer un baile, que organizar un evento,… Está claro que cada cosa requiere unos conocimientos. Una vez adquiridos los mismos y habiendo perdido el miedo a intentarlo la primera vez, las demás veces irán viniendo solas. Aunque no puedes esperar sentado en tu sofá, tienes que moverte, conocer a gente, difundir tu historia, en resumen, esforzarte por lo que quieres conseguir. No todo el mundo tiene tan claro lo que quiere, así que si tú lo sabes, siéntete afortunad@ y difúndelo. La vida te puede sorprender.

Lo relevante para mi es que lo que transmita, lo que cuente, sea en el formato que sea, llegue a alguien, aunque solo llegue a una sola persona pero que a ésta, le haga reflexionar sobre algo, le haga sentir algo y que cuando haya terminado la “historia” (canción, baile, vídeo, texto, monólogo…), sienta que ha aprendido algo nuevo y le ha sido útil.

Considero que para contar historias es muy importante saber escuchar, por ejemplo, me encanta entrevistar a personas, que me cuenten su trayectoria, lo que han aprendido, en qué se han equivocado, los palos que le ha dado la vida, cómo han superado esto… El último ejemplo de historia (en vídeo y usando como apoyo otro material multimedia como fotografía y texto) que he compartido con vosotros, ha sido la entrevista a Elena Aragón, afectada de párkinson. Pero hay muchas más.

Entrevistar a personas hace que sienta que he adquirido un gran conocimiento, su conocimiento. Porque me gusta aprender de mis propios errores y experiencias, tanto de las positivas como de las negativas pero creo que también es importante aprender de las experiencias de los demás, de las buenas y de las malas, para no cometer los mismos errores o si los cometemos o nos sucede algo similar, saber cómo actuar. Es algo que he hecho desde pequeña. Cada vez que veía que mis padres le echaban la bronca a algun@ de mis herman@s mayores, pensaba “Trini, apúntatelo en tu cabecita para no hacer lo mismo y así evitar que tus padres se cabreen”. Y es algo que todo buen profesor dice; “hay que conocer el pasado, la historia, lo que sucedió para no cometer los mismos errores”.

– Vale, Trini, todo esto está muy bien pero… ¿cómo te ganas la vida?

Me gano la vida haciendo aquello para lo que me llaman, me gusta y por lo que me van a pagar, porque todo esto de “Simplemente disfruto lo que hago y hago lo que disfruto” suena muy bien pero cada mes tengo que pagar el alquiler de piso, las facturas, el smarthphone… ah y tengo que comer. Si, es cierto que lo más importante es que sienta que lo que hago es útil y positivo pero hay que comer.

Concretando, hago: vídeos, fotografías, redacción de noticias, notas de prensa, organización de eventos, guiones (hasta ahora de cortometrajes, monólogos y teatro),… por eso me considero periodista multimedia, porque mi formación universitaria es periodismo pero he hecho muchos otros cursos paralelamente y continúo haciendo, de temas que me parecen interesantes, que siempre me han llamado la atención como: guión, doblaje, radio, DJ, moda, personal shopper, economía, animación radiofónica, azafata, photoshop, protocolo, teatro, interpretación ante la cámara,… y los que me quedan. Lo que no significa que sea una experta en estas materias, ni mucho menos. Y aunque tenga 80 años, no me consideraré una experta, simplemente tendré más experiencia, habré adquirido con la misma, más conocimientos pero seguro que aún a esa edad, me quedaría mucho por aprender.

Es un dilema que tengo porque siempre todo el mundo me dice: “no seas tonta, especialízate en algo, céntrate en una cosa y no te faltará el trabajo nunca. Saber un poco de todo, no tiene futuro, es mejor saber mucho de una cosa”. Para comenzar y conociéndome a mi misma, creo que si solo me dedicara a una cosa, me aburriría. Es decir, si me deciara a algo en lo que todos los días tuviera una rutina. Se me haría muy monótono. Realmente creo que ya me dedico a una sola cosa, amplia, con una gran posibilidad de formatos pero una sola cosa: comunicación y contar historias. Puede ser: comunicación audiovisual, periodismo, relaciones públicas, comunicación corporativa,… pero para mi, es una sola cosa y no me parecería un buen “comunicador” o “profesional de la comunicación”, alguien que sabe de relaciones públicas pero no de comunicación corporativa. Considero que cuantos más conocimientos vayamos adquiriendo mejor, ya que ampliamos nuestra formación y no nos cerramos a nada. Por conocimientos muy distintos que parezcan. July Echevarría, habló de esto en la charla que dio en Expo Empleo en el Extranjero el viernes y decía que ella veía perfectamente compatible el que una bailarina profesional tuviera un segundo trabajo como por ejemplo, ejecutiva o comercial. Dos empleos que no tienen nada en común. ¿Y tú, qué eres?, ¿a qué te dedicas?, ¿cómo te ganas la vida?, ¿es un trabajo que te llena? Piénsalo porque si no lo es, busca ese trabajo que te llene plenamente. Puedes tardar años en encontrarlo pero tienes que ser tú mismo y no dejarte llevar por los demás, por tu entorno. ¡Sé tú mismo y dedícate a lo que te haga feliz!

Si se supone que trabajamos 8 horas al día, otras 8 dormimos, y el resto las gastamos en cumplir necesidades básicas como: cocinar, comer, ducharse, cagar, orinar, follar, hacer un poco de deporte, quedar con los amigos a tomar algo, ir de vez en cuando a culturizarnos al cine o al teatro,… creo que deberíamos tener un trabajo que realmente nos haga felices, ya que gastamos mucho tiempo de nuestra vida en ello.

El ser autónomo resulta un poco inseguro porque no tienes una estabilidad laboral mensual ni anual pero ¿quién la tiene hoy en día? Si ya da igual que lleves 1, 20 o 30 años en una empresa, te van a echar casi con las mismas condiciones y te van a tratar igual. Aún si, si es cierto que cuando tenía mi trabajo fijo, pensaba: “mmm el mes que viene voy a poder irme un par de findes aquí o allí, voy a poder comprar esto y aquello”, ahora te preocupas más por el IVA, las facturas, que tus clientes te paguen antes de 3 meses… Es otro mundo, pero realmente me siento una persona más desarrollada, y sobre todo y lo más importante, más libre y feliz. Dos cosas que para mi no tienen precio y que no todo el mundo se puede permitir. Toco madera para seguir así y que aunque ahora no tenga trabajo para el mes de julio, como cada mes me sucede, no tengo trabajo hasta una semana o 10 días antes para el mes siguiente, no me inquiete, porque sé que si me muevo, algo encontraré. Hay que ser optimistas, realistas pero siempre mirando un poco más hacia el lado positivo. Viendo más el vaso medio lleno que medio vacío, aunque esté por la mitad, igual. 😉

2 pensamientos en “¿Qué soy?, ¿a qué me dedico?

  1. Gracias por estas palabras, supongo que como miles de personas en este mundo, soy una de las que se siente super idetificada con lo que describes… a diferencia de que yo aún soy una cobarde que no ha dado el salto a ser autónoma por miedo no se exáctamente a qué. Gracias por tu positividad, tu optimismo, tus ganas de transmitir esto que muchos sentimos, por no dejarte influir y cerrarte a un solo trabajo para el resto de tus días por mucho que sea lo que nos quieren meter en la cabeza…
    GRACIAS!!

  2. Pingback: Barometrajes 2.0, un documental transmedia sobre el cine español actual | guionactualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s