Experiencia real de marca con bloggers: Vivesoy #ExperienciasReales

Desde que las marcas se dieron cuenta, no solo del potencial de las redes sociales, sino además, del de que bloggers hablen de ti, no solo hablar por hablar, sino además, del que hablen de algo que han vivido realmente, en primera persona, no una nota de prensa que emulan, de miércoles a sábado, a partir de las 18:00 la agenda de los bloggers en Madrid está completa.

Y aunque he asistido y asisto, como invitada, he organizado y organizo, como trabajadora, experiencias de marcas con bloggers, en este blog no hablo de todas ellas, pero hoy si quiero compartir la que viví hace unos días con la marca Vivesoy.

Experiencia blogger con Vivesoy en el Hotel Silken Puerta América. Madrid

Experiencia blogger con Vivesoy en el Hotel Silken Puerta América. Madrid

La base de toda buena experiencia, de la que los bloggers salimos muy satisfechos, es aquella en la que nos hacen protagonistas de la historia, nos miman, nos tratan como auténticos reyes pero sin resultar muy pesados o parecer “pelotas”. Que todo surja de una forma natural, realista. Pero ¡ojo queridos y queridas bloggers! No tenemos que dejarnos comprar. Vamos a experiencias, las disfrutamos, aprendemos, compartimos lo que nos parece más interesante para otros o, más relevante, de todo lo que nos cuentan pero no tenemos que sentirnos obligados a nada. Nos han invitado. Gracias. Si podemos, vamos. Si no, siempre nos fastidia porque parece que las experiencias más interesantes son aquellas a las que no podemos ir. Sucede como cuando tus amigos te llaman para salir de fiesta y un día no puedes porque tienes que estudiar, a otro día madrugas o toca noche en pareja o familia… y resulta que casualmente, esa noche ha sido la de: “Joder tía… vaya fiesta. Lo que te perdiste”. -.-

El caso es que os voy a hablar de la experiencia Vivesoy, volviendo al tema. Partiendo de la base que en toda experiencia blogger con marcas hay un hashtag oficial en Twitter, para compartir en el momento lo que va sucediendo (bueno y malo). Cosa, el filtrar la información por etiquetas, hashtags, que no se puede hacer en Facebook y creo que esta red social tan relevante debería aplicar. Paréntesis a parte. En este caso el hashtag era #ExperienciasReales. Aunque no hay distinción entre mayúsculas y minúsculas, para hacer una mejor lectura, siempre me gusta poner la primera letra de la palabra en mayúscula, cuando lo escribo todo junto, como sucede en los hashtags. 🙂

Como seguramente, hayas pulsado en el hashtag y habrás visto, según el día que hayas entrado, que muy probablemente, ya no hay nada o al menos, nada de lo relacionado a lo que estoy contándote, se debe a que Twitter, pasados unos días, borra de sus servidores estos tweets, pero por suerte hay aplicaciones que si usamos a tiempo, sí que los guarda, así que, si queréis leer lo que fuimos contando sobre la experiencia #ExperienciasReales podéis hacerlo en este enlace a un documento en Tweetdoc que hice. 😉

Volviendo a la experiencia. Soy así, me gusta explicar los pequeños detalles que menciono para que no pasen desapercibidos y os sean útiles.

Al llegar al lugar donde se realizaba el evento, todo era muy intrigante, no nos contaban nada. Nos dieron una tarjeta para poder coger el ascensor del hotel donde se realizó la experiencia que fue en el Hotel Silken Puerta América y poder entrar a las distintas habitaciones; y otra tarjeta, en la que ponía el número de cada habitación a la que teníamos que entrar y el orden por el que debíamos acceder a una, a la siguiente, y a la siguiente… Todos fuimos muy obedientes.

En la primera habitación nos dieron un masaje en los pies que siempre viene bien y nos hicieron una sesión de acupuntura, algo que tenía ganas de probar y tenía pendiente. Me pusieron 5 agujas en la oreja. Antes, la chica me preguntó cómo me sentía, si quería mejorar dolores más físicos o psicológicos. Le dije que físicos, por lo que, me puso las agujas en la oreja derecha. Al parecer, el lado derecho de nuestro cuerpo es para el dolor físico, y el izquierdo, para el psicológico.

Al siguiente día, tras la sesión de acupuntura, me sentía muy cansada, agotada, solo me apetecía dormir, estaba como “zombie”. No sabía porqué, ya que llevaba unos días descansando bien, durmiendo 8 horas, lo normal, pero no para mi que suelo dormir unas 6 y siempre me han sido suficientes.

Pensé en el refrán que dicen: “cuanto más duermes, más quieres”. Pero luego pensé en la acupuntura y al parecer, según me respondieron por Twitter un par de usuarios que entienden algo, al menos, más que yo, en la materia, puede deberse a ello, ya que, “la acupuntura resta energía al cuerpo”. Pero al día posterior, me sentía como nueva y los días siguientes, de verdad, me siento muy bien.

Volviendo de nuevo a la experiencia. Tras la sesión de acupuntura, en la siguiente habitación, nos taparon los ojos, quitándonos el sentido de la vista para que potenciáramos otros sentidos como el gusto, el tacto y el oído. A través del gusto probamos dos tipos de leche de soja. En uno había más concentración de soja, la planta era de una hoja más fresca y en el otro, la soja parecía ser más seca y pequeña, algo que pudimos comprobar con el tacto. Luego escuchamos cómo sonaría nuestra circulación sanguínea si tomáramos muchas grasas animales y cómo sonaría, si tomáramos menos grasa animal y más grasa vegetal. Como sabréis, Vivesoy es una marca del Grupo Pascual, de bebida, no solo leche, también tienen zumos pero todo de soja, es decir, con grasas vegetales, no animales.

Después de potenciar nuestros sentidos, pudimos hablar con Mónica, nutricionista que trabaja en Vivesoy, a la que le pudimos plantear dudas sobre la soja, y si perjudica en algo sustituir leche de grasa animal por leche de grasa vegetal, ya que el ser humano es el único animal que de adulto sigue bebiendo leche animal. Ambas leches son perfectamente compatibles, es decir, podemos beber ambos tipos de leche. Si nos gustan las dos. A mi por ejemplo, si tomo leche con cola-cao, café o cereales, me gusta tomarla de grasa animal, esta leche soy incapaz de tomarla sola, sin embargo la leche de soja, como Vivesoy, me gusta más sola, fresquita. Ahora en verano, me encanta, porque así no tomo tantas grasas ni calorías como si me tomara un batido de chocolate fresquito, un cola-cao,… para mi cuerpo, aparentemente el efecto es el mismo, me sacia la sed y con las temperaturas tan altas que están haciendo estos días en Madrid y que nos tenemos que cuidar la figura para la playa, se agradece.

Sergio Fernández cocinando con productos Vivesoy

Sergio Fernández cocinando con productos Vivesoy

Por último, para despedir la tarde, el cocinero Sergio Fernández, que a otro día de la experiencia se hizo Twitter, (¡Bienvenido, por cierto, Sergio!) debió darle envidia viéndonos que mientras él nos cocinaba y explicaba las recetas paso a paso, nosotros no parábamos de compartirlas en Twitter jeje

Sergio nos enseñó que con los productos de soja Vivesoy también se puede cocinar. Hay muchas recetas de soja. Y que no nos tenemos que dejar engañar por la vista que como dice el refrán: “de lo que te digan, no te creas nada y de lo que veas, la mitad”. Podemos ver lo que aparentemente es una galleta Oreo, que sabe salado porque realmente, se trata de una pasta hecha con olivas negras y queso blanco, en lugar de nata.  Con la soja sucede algo similar, no tenemos que dejarnos llevar porque sepamos que es una planta verde y solo por eso, haya gente que la odie y descarte de su alimentación directamente, sin llegar a probarla.

Sojito, bebida de papaya, mango, espuma de melocotón y Vivesoy

Sojito, bebida de papaya, mango, espuma de melocotón y Vivesoy

También probamos una nueva bebida, que en mi opinión, podría perfectamente convivir en los bares junto al mojito. Es una bebida de soja, lleva papaya, mango y espuma de melocotón y se denomina, sojito. Si aún no la han patentado los de Vivesoy, deberían. Estaba muy rica.

Entre todo esto, nos comentaron en exclusiva y os lo adelanto, pronto concretaré más detalles, que Vivesoy va a crear un Vivero para emprendedores, nuevas ideas... Hasta aquí puedo leer, de momento. Una iniciativa que sin duda, me pareció muy interesante. Toda ayuda para los nuevos emprendedores y que favorezcan la creatividad, es bienvenida.

Por último nos hicieron varios regalos, además de los productos Vivesoy para probar, con los que a otro día desayuné en casa como una reina, nos regalaron algo con lo que soñaba tiempo tener, ¡¡una cámara lomo!! Otro juguete que añadí a mi lista de juguetes soñados y conseguidos. Me hicieron muy feliz. Me tocaron uno de mis puntos débiles: la fotografía y es que Vivesoy quería transmitirnos con este detalle también, que fotografiáramos para el recuerdo porque “lo que vives hoy, lo disfrutarás mañana”.

 Cámara Lomo: Diana Mini & Flash

Cámara Lomo: Diana Mini & Flash

Por último, no puedo despedir este post, sin agradecer, por supuesto, a la gente de Vivesoy que conocí esa tarde y a Inma Ferragud e Internet República por hacernos pasar un rato tan agradable, habernos enseñado un poquito más a cuidarnos, a cocinar y por los regalos, que nunca vienen mal. Como Rita Barberá que nos podemos sentir las bloggers madrileñas. 😛
¡Gracias y hasta la próxima!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s