Inesperado encuentro con la policía húngara en Sziget 2012

Sziget 2012 ha durado una semana, 7 días que han dado para mucho. Este año ha sido la primera vez que he ido a este festival y tras vivir la experiencia, he comprendido porqué tiene el premio al mejor festival europeo. Durante Sziget nos ha pasado de todo, bueno y malo, realmente más que “malo”, prefiero denominarlo anecdótico porque por suerte, quedó en eso.

Estábamos mi amiga B. y yo sentadas tranquilamente en la zona de ordenadores de Sziget revisando nuestro correo electrónico, Facebook,… De repente entran 5 hombretones húngaros bien fuertotes, rubios, blancos de piel y con cara de pocos amigos. Se dirigen directamente hacia nosotras. Estábamos sentadas una frente a la otra. Los hombres nos piden que nos levantemos y les acompañemos. No entendemos nada, nos miramos. Comienzan a meternos prisa, así que, comienzo a cerrar sesión de las páginas con mis cuentas que tenía abiertas, no a la cruz, sino “sign out” pero me puse tan nerviosa que no “atinaba” a encontrar la opción en Gmail. Me señalaban el cuadrado de la esquina con la cruz. Les dije que no, que quería cerrar sesión que era mi correo personal y no iba a permitir que cualquiera entrara. Aunque en ese momento lo resumí todo con un gesto y 3 palabras malhabladas en spaninglis. Realmente me pusieron nerviosa con tanta prisa y sin ningún tipo de explicación a pesar de que les preguntamos una y otra vez qué sucedía, porqué nos pedían que les acompañáramos. Cuando ya cerramos todo, recogimos las cosas de la mesa y nos levantamos. Me tranquilicé.

Entonces comencé a querer entender lo que sucedía porque aunque les preguntábamos a nuestros “acompañantes”, éstos no nos daban ningún tipo de explicación. Lo primero que pensé fue que como a penas llevábamos unos 10 minutos en la sala de ordenadores, tal vez, antes que nosotras había estado alguien visitando páginas “extrañas” o haciendo algo que le diera pistas a la policía, habían geolocalizado los ordenadores y con la mala suerte, nos había tocado a nosotras. Pero eso me sonaba demasiado peliculero a la vez en mi cabeza, así que, otra posibilidad que pensé en ese momento es que se trataba de una broma. También me acordé de las palabras que siempre me dice mi madre cuando me voy de viaje. Si, en los momentos malos me acuerdo de esos consejos de la madre que me parió. En este caso me vino a la mente: “ten cuidado no te vayan a meter algo en la maleta o en el bolso, algo que no es tuyo y luego te cojan a ti como culpable, que hija, mira lo que sale en la tele. Ten mucho cuidado. Ve siempre con los ojos bien abiertos…” Si, mamá, tranquila. Le digo siempre.

Los días anteriores durante el festival veíamos por las calles de Sziget personas disfrazadas de todo tipo, que se metían mucho en el papel de su disfraz. Como si se tratara de carnavales. Entre ellos había grupos de policías típicos del Reino Unido y de otros países que te pedían papeles, te paraban por la calle,… y luego se hacían fotos contigo tranquilamente. Todo el mundo les seguía el juego. Era divertido verlo. Pero me pareció un poco extraño que un grupo de estos animadores disfrazados entraran hasta la sala de ordenadores y nos cogieran justo a nosotras dos mientras que en la habitación había más de 50 personas.

Otra opción que pensé era que se seguía tratando de una broma. Una broma que nos había preparado la propia organización del festival, ya que, otra compañera que en ese momento no estaba y yo, íbamos con pase de prensa y habíamos tenido una relación muy cercana con la organización del festival, hasta el punto de estar reunidos con ellos en la embajada húngara que hay en Madrid y mi amiga, a la que detuvieron en el mismo momento, estaba invitada con un pase especial que había ganado en una de las fiestas que la propia organización del festival había organizado también en la capital española.

Desde el principio hemos tenido una relación cercana con los promotores de Sziget en España. Nos habían contado muchas aventuras de este festival, que aquí todo era posible, nos podía suceder cualquier cosa, así que, no me sorprendió el que hubieran preparado una sorpresa de este tipo para los invitados o los que íbamos con pase de prensa.

Esta posibilidad se hizo más certera en mi cabeza cuando al salir de la sala de ordenadores agarrada por 2 hombres, uno a cada lado y otro detrás, nos esperaban otros 2 con cámaras de vídeo en mano y flashes que nos apuntaban directamente a la cara. Casi no podíamos abrir los ojos. Si, cómo negarlo, me sentí como en una película con guardaespaldas poco simpáticos pero que me protegían de los fans acosadores. La verdad me gustaría ver esos vídeos porque menudo careto tendría que tener en ese momento…

Cruzamos una calle, pasamos unas vallas con telas opacas y nos sentaron bajo una carpa alrededor de una mesa. Nada más sentarnos B. y yo nos miramos y comenzamos a reírnos. Las cámaras no se despegaban de nuestras caras. No veía una mierda. Cuando por fin se separaron un poco los flashes, vimos como 7-8 personas a nuestro alrededor. Mirándonos. Clavando sus ojos en los nuestros. Reconozco que dejé de reír y me asusté. No recuerdo si había alguna mujer, creo que todos eran hombres bien fuertotes y con la misma cara de pocos amigos que los que nos cogieron, de hecho, ellos también estaban. Creía que de un momento a otro iban a aparecer los promotores de Sziget en España y nos iban a decir: “jajajaja ¡¡menudo careto se os ha puesto!! It’s a joke, chicas!”. Pero no aparecieron. Nada de esto sucedió.

Continuando sin darnos ningún tipo de explicación, nos pidieron que vaciáramos nuestros bolsos sobre la mesa. Entonces supe que no se trataba de una broma. Sacamos todo. Imaginad la cantidad de cosas que podemos llevar unas chicas en una mochila con la que salimos por la mañana y sabemos que no vamos a volver a casa hasta por la noche bien tarde. En mi mochila llevaba: gafas de sol, gafas de visión, lentillas, líquido de las lentillas, monedero, mini bolsa de aseo con el kit de maquillaje, un paquete de pañuelos de papel, chicles, caramelos, pasaporte, cámara de vídeo, iPhone, cargador del iPhone, auriculares, preservativos (soy precavida), pañuelo para la cabeza, bikini,… ahora mismo no recuerdo nada más pero seguro que algo me dejo.

Entonces cuando ya vieron y grabaron, incluso con primeros planos y planos detalle, todas las intimidades que llevábamos en los bolsos, nos dijeron que nos podíamos marchar. ¿Cómo? ¿Perdona? ¿Pero esto de qué va? Nos sacan casi a la fuerza de una sala en la que todo el mundo nos miraba como si fuéramos delincuentes, nos llevan casi a empujones hasta allí, nos registran el bolso y sin más, enciman graban todo al máximo detalle y… ¿nos podemos marchar? ¡No! Queremos una explicación. ¿Trabaja así la policía en Hungría? ¡Menudo respeto!

Al vernos cabreadas, los flashes se apagaron, los cámaras y nuestros “guardaespaldas” se marcharon. Solo un hombre se quedó para disculparse y explicarnos que les habían dado la descripción de dos chicas que estaban robando por el camping de Sziget y que coincidían con nuestros perfiles. Nos dieron esa explicación y fue con la que nos quedamos aunque seguía sin entender qué estaban buscando exactamente. Si realmente habíamos estado robando en un camping, ¿íbamos a llevar lo robado en el bolso?, ¿de qué tipo de objetos se trataba?

Por lo menos podemos estar tranquilos de que en Sziget la policía no está parada.

En fin, por suerte todo quedó en eso y tenemos una “aventura” más que contar. ¿Qué sería de los viajes sin este tipo de aventuras? Ya me sucedió en el aeropuerto de Tenerife, nada más llegar, según la Guardia Civil, al verme “desorientada” dando vueltas sin encontrar la salida, creían que estaba nerviosa, intentando evitarles porque podría llevar drogas en la maleta. No sé, tal vez tengo cara de camella porque no es la primera ni la segunda vez que me paran porque creen que llevo droga. :S Con lo sana que yo soy… ainsssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s