Eduardo Jorgensen, fundador de Medicsen, en la portada de la revista Retina de El País.

Medicsen, la startup que ayuda a personas con diabetes. – Entrevista con su fundador, Eduardo Jorgensen

Encuentro con los participantes de StartupsMansion en el aeropuerto de Barajas. Madrid.
Encuentro con los participantes de StartupsMansion en el aeropuerto de Barajas. Madrid.

La primera vez que vi a Eduardo Jorgensen De Vizcarrondo, el fundador de Medicsen, un páncreas artificial que pretende mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes, fue el 10 de septiembre de 2014 en el aeropuerto de Barajas. Luego tuvimos 3 meses para conocernos en Nueva York con la primera y hasta ahora, única edición de Startups Mansion, un proyecto para ayudar a emprendedores a crecer, crear una red de contactos y abrir o ampliar mercado en Estados Unidos.

Recuerdo que Eduardo era uno, de los 30 participantes, más jóvenes e inquietos. Una persona muy curiosa, inteligente y activa, con muchas ganas de aprender del mundo emprendedor y disfrutar la experiencia, lo máximo posible. Ahora, cuatros años después, ha llevado a cabo la idea que tenía y está teniendo mucho éxito, recibiendo financiación y reconocimientos europeos y de otros continentes también. Además ha sido uno de los innovadores menores de 35 años del año por la MIT Technology ReviewHe hablado con él para conocer más sobre su proyecto y el avance en este tiempo.

Eduardo estaba en consulta como estudiante de Medicina en Mayo de 2014 cuando una niña con diabetes puso la bomba de insulina sobre la mesa diciendo que no iba a usarla nunca más porque no podía llevar una vida normal, sus amigas se reían de ella y estaba hasta las narices de usar agujas. “Cuando salió, estuve hablando con la doctora sobre las posibilidades de estos pacientes y el shock fue tan grande que se me ocurrió una forma de mejorar su calidad de vida gracias a un páncreas artificial inteligente, y poco después abandoné la vía clínica y mi pasión por la neurocirugía para dedicarme por completo al proyecto.”

Eduardo Jorgensen De Vizcarrondo. Startups Mansion. 2014. Fotografía Mari Trini Giner.
Eduardo Jorgensen De Vizcarrondo. Startups Mansion. 2014. Fotografía Mari Trini Giner.

¿En qué momento te pones a llevar a cabo esta idea?

Como hacía con todo antes de tirarme a la piscina por primera vez, la idea acabó metida en un cajón durante unos meses sin saber cómo llevarla hacia delante, hasta que en Septiembre de 2014 recibí una buena oportunidad para pasar 3 meses en Nueva York conviviendo con 40 emprendedores en la misma casa y me di cuenta de que para crear algo solo hace falta voluntad y mucho trabajo, así que al volver, tras ganar algo de experiencia con otros proyectos con menor impacto social, junté un equipo en Marzo de 2015 y empezamos a generar la visión y misión de nuestro proyecto, que se convertiría en empresa en Agosto de ese año, tras recibir financiación desde Dubai.

¿Cómo funciona?

El páncreas artificial no invasivo que desarrollamos tiene una parte software y otra hardware. El sistema informático recibe información de los sensores de glucosa y actividad que llevan los usuarios a día de hoy. Con esa información predecimos su cifra futura de glucosa y podemos responder a preguntas del tipo: ¿Qué pasa si me tomo una coca cola en 30 minutos? O ¿Qué pasa si salgo a correr durante 1 hora?. Gracias a esa información los pacientes pueden planear sin incertidumbre y además en cualquier momento pueden pedir recetas o actividades que les vengan bien, ya que organizamos un plan de estilo de vida personalizado y lo hacemos a través de una interfaz tipo chat (como el whatsapp), para que no pierdan tiempo y lo usen cómodamente.

Finalmente, hemos desarrollado una jeringuilla sin agujas en formato parche para administrar la insulina. Este dispositivo calcula la cantidad que necesita el usuario y la administra automáticamente y sin dolor a través de la piel.

Ya hemos validado nuestra tecnología con todos los estudios in vitro requeridos y ahora estamos buscando los fondos para empezar las pruebas en humanos y poder poner el dispositivo físico en el mercado a finales del año 2019, porque la app ya pueden usarla los pacientes gratis en teléfonos Android. iOS llegará pronto.

¿A cuántas personas con diabetes puede ayudar este páncreas en España? ¿Europa? ¿a nivel mundial?

En España hay más de 4 millones de pacientes con Diabetes diagnosticada, y se estima que hay otros 2 millones que no lo saben. En Europa 60 millones y en el mundo 425 millones y serán más de 600 en 2025.

Nuestro dispositivo está diseñado para facilitar la vida de cualquier persona con diabetes, ya que es un asistente virtual para llevar un estilo de vida saludable y cómodo, pero los que más partido pueden sacarle son aquellos que tienen que controlar sus niveles de glucosa diariamente ya que dependen de la insulina, que es un fármaco peligroso si no se usa correctamente. Nuestro sistema es capaz de predecir sus necesidades y sus futuros niveles de glucosa. Estos representan alrededor del 40% del colectivo de pacientes con diabetes

Estás viajando por todo el mundo, ¿cuántos premios / reconocimientos habéis obtenido en este tiempo? ¿Recuerdas cuál fue el primero? ¿Y el último?

Jajaja la verdad es que si, en 2016 cogí 70 aviones y en 2017 perdí la cuenta. Me encanta viajar pero cuando llega a este nivel se hace un poco cansado, sobre todo porque tienes que hacer malabares para poder sacar un poco de tiempo que te permita disfrutar de la ciudad a la que vas.

Desde 2015 hemos ganado más de 25 premios a la innovación tecnológica en salud. El primero fue sin duda uno de los más relevantes para nosotros y todo habría sido distinto de no haberlo ganado. Fue el premio de la Fundación Rafael del Pino en el evento Zinc Shower de Mayo de 2015. Gracias al premio logramos escalar hasta la financiación de Dubai en tan solo dos meses. El último que hemos ganado ha sido el EU startup Summit, que tuvo lugar en Barcelona con empresas de muchísima calidad y un premio importantísimo de €68.000 en productos y servicios, además de ser el evento en el que logramos acceder a la portada de la revista Retina de El País.

Eduardo Jorgensen, fundador de Medicsen, en la portada de la revista Retina de El País.
Eduardo Jorgensen, fundador de Medicsen, en la portada de la revista Retina de El País.

Has sido el ganador de la competencia de pitch celebrada durante la Cumbre EU-Startups. ¿Qué otros reconocimientos has tenido en Europa?

A lo largo de estos años hemos ganado muchos concursos y recursos a nivel Europeo. Empezando por la fase 1 del Instrumento PYME de Horizonte 2020, que nos dio €50.000 a fondo perdido. Ahora estamos preparando la fase 2 en la que pediremos 2 millones.

Pero también hemos ganado concursos financiados por la Comisión Europea, por ejemplo quedamos segundos en el concurso de pitch de Innolabs y recientemente nos hemos clasificado para el EIC (European Innovation Council) donde tendremos la oportunidad de presentar ante empresas que podrían llegar a ser clientes y potenciales inversores.

¿Cómo te han ayudado estos premios / reconocimientos europeos?

Algunos de ellos nos han aportado fondos, otros han ayudado con la difusión y otros nos han dado el apoyo suficiente para que aumente la confianza en nuestra tecnología, todos han sido importantes a distintos niveles. Es fundamental moverse y hacer ruido para poder conseguir recursos cuando tienes que empezar de cero, para nosotros ha sido la clave del crecimiento.

¿Crees que ser europeo te ha abierto más puertas? ¿Cómo?

La verdad es que no lo he analizado nunca así. Creo que ser europeo me ha aportado unos recursos básicos que me han permitido llegar a este punto, como una educación primaria y universitaria, un núcleo familiar estable, acceso a una sanidad de calidad etc… eso ayuda mucho a la hora de crear una empresa como Medicsen. Pero a nivel de tener más oportunidades por ser Europeo, es verdad que la UE nos ha aportado fondos y un apoyo incondicional, pero no creo que haya sido dependiente de mi nacionalidad, porque hemos accedido a fondos en Australia sin tener nada que ver con el país, por lo que tiendo a pensar que una vez satisfechas unas necesidades básicas como las que he mencionado, cuentas con herramientas suficientes para acceder a recursos por ti mismo sin importar de dónde vengas.

Eduardo Jorgensen De Vizcarrondo. Harvard. 2014. Fotografía Mari Trini Giner.
Eduardo Jorgensen De Vizcarrondo. Harvard. 2014.

Una diferencia que si aprecio por ser europeo es que en esa educación básica que recibí, me formaron para temer el fracaso y me dieron poca motivación para crear cosas en lugar de trabajar para un tercero, más aun teniendo en cuenta que soy médico. En la filosofía de educación anglosajona se utiliza el fracaso como un paso necesario hacia el éxito y se anima a la gente a tener ideas y emprender. Creo que eso irá filtrándose en la sociedad Europea en los próximos años pero debemos trabajar para que las futuras generaciones se acerquen a una educación con esos principios, ya que aporta un crecimiento personal con una calidad enorme.   

Emprender siempre es difícil, ¿cuántos miembros empezasteis en el equipo y cuántos sois ahora? ¿Tenéis un salario? ¿Os dedicáis exclusivamente a este proyecto o lo compatibilizáis con otros proyectos / trabajos como les ocurre a muchos emprendedores?

Siempre es complicado, en efecto. Nosotros empezamos 5 y pronto nos quedamos solo 4. Hemos sido amigos desde pequeños y eso nos ha traído cosas buenas como la enorme confianza que tenemos los unos en los otros y malas como discusiones muy duras porque sabemos cómo somos. Ahora hemos crecido hasta los 20 miembros del equipo, 15 de ellos con retribución económica todos los meses desde hace un año y medio aproximadamente. Y para lograr su compromiso, aún en época de vacas flacas (como alguna que hemos pasado), les damos acciones de la compañía, así el trabajo de todos es para todos y no para un jefe. De los 20 miembros algo más de la mitad están con dedicación completa a Medicsen y el resto tienen distintos niveles de implicación, que siempre gira entorno a nuestras necesidades, pues cambian constantemente y necesitamos realizar una adaptación dinámica.  

Participantes y staff de Startups Mansion, Nueva York. 2014.
Participantes y staff de Startups Mansion, Nueva York. 2014.

Se habla mucho de emprendedores exitosos pero no tanto del trabajo duro que hay detrás y los sacrificios personales que hay que hacer, además de la inversión en tiempo y dinero de uno mismo. Antes de recibir el primer reconocimiento o que la primera persona / empresa creyera en ti / tu idea, ¿cuánto tiempo y dinero invertiste en tu idea hasta conseguir la primera “recompensa”?

Yo tenía cero Euros a mi nombre cuando fundé la empresa. Siempre consideramos a mi padre el primer “inversor” porque nos dio €500 cuando no teníamos nada para que pudiéramos empezar y con ese dinero compramos la entrada de Zinc Shower, el primer concurso que ganamos. Durante casi dos años recibíamos retribución solo en concepto de “dietas”, para que la compañía pudiera sobrevivir. Y la dificultad de conseguir recursos no ha disminuido, porque cada vez necesitamos más, como es lógico en una empresa en crecimiento. Cuando hablamos de tiempo, al crear algo tan innovador como Medicsen partiendo de cero, es imprescindible dedicarle todo tu tiempo, y tienes que hacer muchos sacrificios pero merece la pena si tienes una buena motivación, como es nuestro caso.

¿En qué punto definirías que estáis ahora? ¿Te ves como un emprendedor que crea y vende y luego vuelve a crear?

Eduardo Jorgensen De Vizcarrondo. Nueva York. 2014. Fotografía Ángel Montalbán
Eduardo Jorgensen De Vizcarrondo. Nueva York. 2014. Fotografía Ángel Montalbán

Me veo como un emprendedor en serie pero hay tiempo en la vida para muchos proyectos y cada uno se merece ser tratado de forma individual. Quiero mucho a Medicsen y los fundadores siempre hemos preferido hacerla crecer antes que venderla. Nunca se sabe cómo avanzará la cosa ni las ofertas que podrán hacernos, por lo que la única puerta que cerramos es la venta a un competidor directo, para no arriesgarnos a que se sigan explotando las técnicas actuales a pesar de tener tecnología que permita mejorar la calidad de vida.

Seguro que crearé más cosas en el futuro y seguro que alguna será para desarrollar y vender rápidamente, pero por el momento soy necesario al 100% en Medicsen y mi única preocupación es crecer lo suficiente (y al ritmo adecuado) para llegar al mercado y poder implantarnos con éxito, lo cual implica pasar todas las pruebas clínicas para la regulación y haber logrado acceder a los recursos necesarios previamente, así que estamos montando una ronda de financiación para lograr alrededor de 3 millones entre fondos públicos y privados.

¿Te has planteado la evolución de Medicsen y qué puede ser lo próximo? En caso afirmativo, ¿puedes compartirlo?

En Medicsen nuestra misión es desarrollar tecnología que pueda mejorar la calidad de vida con enfermedades crónicas y nos centramos (al menos, por ahora) en análisis inteligente de datos, interfaces sencillas de interacción con el usuario y administración no invasiva de fármacos. Toda nuestra tecnología ha sido desarrollada para ser fácilmente adaptable a otras enfermedades crónicas y una vez hayamos logrado tener éxito en la diabetes, estandarizaremos esta metodología de tratamiento para otras patologías como la epilepsia o la hipertensión. Y para seguir creciendo posteriormente tenemos varias ideas, pero a día de hoy estamos centrados en el páncreas artificial y en facilitar un estilo de vida saludable y cómodo a los usuarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s